Artistes de la galeria

Cajas frikis. Una fantasía de Jaume Vidal

Frikismo ilustrado

1

El mundo objetual vinculado  al mundo de la fantasía, como una figurita, un pin o todo tipo de merchandising, tiene para mí mucha importancia. Son pequeños objetos que debido a la edad o por la pérdida de interés suelen acabar en el fondo de un cajón o de una caja de cartón que finalment irá a parar a la basura. Como les doy relevancia, decidí introducirlos en un marco. Nopara enaltecer a los objetos, ya que el hecho de que estén colocados sin orden les hace conservar su carácter de objeto popular, sino para tener más conciencia de su existencia. Porque son representación de ficciones leídas, observadas o escuchadas. Testigos de sueños que hacen que la realidad pueda ser más soportable.

Estas cajas frikis no tienen vocación artística, pero sí comparten formato. Son composiciones físicas que utilizan un marco. Y también son construcciones conceptuales. Su carácter aleatorio en cuanto a la colocación de los objetos y el hecho de que no todos los objetos estén a la vista, acerca las cajas a la idea del arte contemporáneo que no todo lo que no se ve, no existe. De hecho, las cajas frikis son una especie de sobre sorpresa. Se puede intuir lo que hay dentro, pero es necesario abrirlas para saber a ciencia cierta que es lo que te puedes encontrar.

Lo que conecta de verdad las cajas frikis con el arte es la locura coleccionista: el afán de buscar métodos que permitan conservar y aumentar las piezas aunque se caiga en un contrasentido. El mismo deseo de buscar un sistema que racionalice el espacio crea un nuevo conflicto de ubicación.

4

Jaume Vidal. Bio

De pequeño caí en un televisor de válvulas
Soy el que soy porque de muy pequeño no bajaba a la calle como el resto de niños para jugar en un patinete hecho con maderas de embalaje y rodamientos a bolas. La razón es que en mi casa entró un televisor, el primero de toda la calle. Soy hijo de Rin-Tin-Tín, Bonanza y Herta Frankel. Y todo lo que le siguió, como Star Trek (UHF, blanco y negro, y horas de emisión desaconsejadas para los niños). Cine de barrio y todo tipo de tebeos. Desde Gordito Relleno al Hombre Enmascarado, pasando por Tintín y el Capitán Trueno y bla, bla,bla. Línea clara y Makoki. Corben y Corto Maltés. Después tocó Arte y ensayo. Todo esto me hizo llegar el periodismo. Esto y el amor a la cultura: la música, el arte, el cine. Excepto una etapa en que me dediqué a un programa televisivo de testimonios, he trabajado a la prensa escrita. Estoy muy contento de haber publicado en El Món, l’Avui, La Vanguardia, El Observador, El País, El Punt y El Punt Avui, donde actualmente ejerzo de redactor jefe de la sección de Cultura. He comisariado exposiciones, de las que guardo muy buen recuerdo: Los periodistas en el cómic, en el  Palau Marc de Barcelona; la dedicada a la Factoría Bruguera, en el CCCB y otra de homenaje al dibujante Enric Sió en la galería Alicia Ventura. También fue un proyecto interesante el ciclo Gargots en la galería Sicart de Vilafranca, que trataba sobre el dibujo en la creación contemporánea. He hecho algún libro, uno de superhéroes y poder; otro dedicado al pintor Vives Fierro y su mirada a La Habana; un volumen dedicado a la dibujante Pilarín y también una guía de Barcelona ilustrada por Pep Brocal.

22/10/16 – 23/11/16

Inauguración, sábado, 22 de octubre a partir de les 12 del mediodía.

3

Comments are closed.