Artistes de la galeria

EULÀLIA VALLDOSERA. Abans de la llum.

E u l à l i a   V a l l d o s e r a

A B A N S    D E    L A    L L U M

Los fundamentos de una artista: las cartografías del cuerpo humano en tinta sobre papel cumplen 25 años.

11894950_10153098960326188_1314342144_o

Una selección de la obra en papel que se pudo ver en el Museo Reina Sofía en 2009 nos muestra los pasos que la llevan a superar el lenguaje convencional de la pintura mediante una búsqueda sobre el cuerpo humano. Son sus últimas piezas pintadas a partir de las cuales desarrollará sus conocidas acciones con los cigarrillos y desechos que sitúan el cuerpo como eje vertebrador de la experiencia y la sensibilidad, hasta que un día canjea el negro de la tinta y la ceniza por el blanco de la luz en sus instalaciones lumínicas donde el cuerpo de la artista es sustituido por el cuerpo del espectador.

EULÀLIA VALLDOSERA. Estructura humana XV (orla nocturna) (serie El ombligo del mundo. Tintas #97). 1.990. Tinta china sobre papel cartulina, 64,70x41 cm.

“… Eulàlia Valldosera se relaciona con el cuerpo femenino, los objetos y la casa, como un complejo observatorio del funcionamiento del yo cultural, que le sirve para desvelar los mecanismos por los que circula la psicología social de cada individualidad. La artista objetiva situaciones contingentes para penetrar en territorios de verosimilitud posible, donde la casa-cuerpo deviene un importante territorio de comunicación.

Los dibujos de la serie “La panxa de la terra” (1990) preceden la acción que realizó a principios de los años noventa denominada “El Ombligo del Mundo”, en la que la artista reconstruía una imagen de mujer sobre el suelo de su estudio, a partir de un cuidadoso barrido de los residuos de colillas y cenizas, dejados por ella  después de largos días de abstenerse de fumar. Una parecida acción imaginaria es efectuada en los papeles creando sobre ellos una acupuntura  de manchas de tinta hasta hacer emerger una seductora forma femenina tendida  que se asemeja a un vasto desierto de estrellas.

El uso escueto de la tinta le proporcionó en aquel momento un acercamiento básico al cuerpo humano como patrón para empezar a auscultar el mundo, un adentramiento en la energía contrastada de las luces y sombras, y un especial valor dado al azar de las impregnaciones orgánicas, aspectos fundamentales que han caracterizado toda su obra posterior , tanto la fotográfica como las instalaciones en las que su propio cuerpo pasó a ser  el motivo de exploración del cual partir.

En esta serie de dibujos la corporeidad de la mujer se puede mutar repentinamente en poderoso mapa-mundi, al ser recorridos sus bultos por una malla de trazados cardinales con una provocadora ostentación del  ombligo como lugar central de esta tierra-madre. Y con la tinta la artista se permite además adentrarse en una  culminación antidescriptiva del ser, ya totalmente desmaterializado, al elaborar una descarnada síntesis del cuerpo, con una delicada estructura mínima de consecutivas líneas horizontales mediante el juego combinado de uno a tres puntos. Una imagen entre espiritual y doliente salida de una reducción máxima de lo representacional.

En un acto de severa experimentación, la artista se fuerza aquí a suplir la imagen por las tensiones primordiales contenidas en el punto, como la forma más germinal que existe en los medios gráficos y pictóricos. La anécdota vivencial de los placeres, abstinencias, dolores, ansiedades y rituales contenidos en la  vida, desencadenan  en manos de esta artista una parábola que abarca metáforas míticas y manifestaciones poéticas, donde lo público y privado quedan estrechamente entrelazados….”

Extracto del texto: “El  relato lo pone el publico” por Teresa Blanch, 2003.

EULÀLIA VALLDOSERA. Estudio para estructura humana (serie El ombligo del mundo. Tintas #141) 1990. Tinta china y anilinas sobre papel, 50x30,70 cm.

Inauguración:

Sábado, 22/08/15, 13 h.

Del 22/08 al 01/09 – del 05/10/ al 14/11/2015